CON LA ESCUELA PÚBLICA

CON LA ESCUELA PÚBLICA

jueves, 4 de febrero de 2016

Proyecto Ministerio del Tiempo 2º ESO

Durante este curso vamos a abordar la Historia de 2º ESO (Edad Media y Moderna) desde otra óptica, la que nos ofrecen los viajes en el tiempo. El objetivo será vivir la Historia intensamente y convertirnos en auténticos detectives, en protagonistas de un proyecto en el que tendremos que comprobar todo por nosotros mismos y dejar de ser meros acumuladores de datos que parten de un libro al que hay que creer si o sí como dogma de fe. 
Para ello, vamos a partir de la Ciencia Ficción de la mano de la serie de TVE "El Ministerio del Tiempo" que nos ofrece la posibilidad de imaginar, ya que físicamente no podemos llevar a cabo dichos viajes a la cuarta dimensión, la del tiempo. Ahora bien, si vivimos en un mundo de tres dimensiones, largo, ancho y alto, aunque nos sea imposible comprobar la existencia de otras dimensiones, esto no quita que no existan, como así teorizan muchos físicos, cuestión que da que pensar, ¿quién no ha escuchado nunca aquello de que el tiempo es relativo?, ahí lo dejo .... (escuchen al respecto lo que nos dice el gran astrónomo Carl Sagan)



Sugerente o no, vamos a imaginar que ocurre como en la serie televisiva y podemos abrir puertas y trasladarnos a nuestro pasado, traspasando la cuarta dimensión.
Durante las primeras sesiones de clase, veremos los primeros 30 minutos del capítulo de la serie, donde se recluta a los agentes que deberán investigar y resolver casos por el tiempo, para después daros a todos la bienvenida y acogeros como nuevos miembros del Ministerio.
Ver capítulo en el siguiente enlace (click en imagen)
 ver capítulo 1

Una vez que seáis nombrados oficialmente detectives de la Historia, pasaremos un daros las herramientas necesarias para descifrar las fuentes de información que recopiléis a lo largo de vuestras misiones, un kit completo, digno del mismísimo 007, del que podréis echar mano a la hora de analizar y comentar una obra artística, un escrito o documento o un mapa, además de unas pautas de redacción para elaborar vuestros informes. Recordad que es importantísimo que recopiléis pistas y traigáis al presente fuentes de información históricas que nos permitan conocer el pasado objetivamente, lo que también implica ser críticos a la hora de manejarlas, ya que pueden estar sujetas a manipulaciones intencionadas con el fin de hacernos creer hechos que en realidad no ocurrieron (la Historia la escriben los vencedores)
Pero antes de cada misión, cada uno de los agentes deberá escribir hipótesis previas sobre la cuestión a tratar, para ver los conocimientos previos que se tienen, vuestros prejuicios y las supuestas soluciones que después a través del tratamiento de la información veremos si las refutamos o las descartamos. 

A continuación se ofrecen dichas herramientas que todo agente debe llevar encima para resolver los casos:






Y con esto quedas reclutado para el Ministerio del Tiempo, mantente a la espera de recibir instrucciones para tu primera misión, el curso promete, nos espera un largo viaje por la memoria del tiempo que realizaremos sin movernos del aula.

APRENDIZAJE DIALÓGICO

 CARTA DE UN PROFESOR A SUS COMPAÑEROS DE CLAUSTRO
El objetivo de mi intervención no es otra que el dar a conocer y ofreceros algunas alternativas de éxito que se están dando en nuestro país y a nivel internacional a través de lo que llamamos Comunidades de Aprendizaje. No se trata de dar un discurso ni de tratar de convencer a nadie, únicamente quisiera llevar a cabo un planteamiento diferente que nos ayude a transformar la visión que muchas veces se tiene del instituto y de la que en ocasiones nos quejamos.

Y para muestra un botón: ¿Quien no ha comentado nunca que tiene la sensación de estar trabajando en una guardería que libera a unos padres que se desentienden de la educación de sus hijos?; ¿quién no ha pensado nunca que para qué, si los alumnos no quieren aprender nada y no les interesa?; ¿quién no ha comentado nunca que determinados grupos étnicos minoritarios como los magrebíes, gitanos o ecuatorianos no tienen apoyo en casa y vienen con un déficit importante que dificulta el ritmo de clase?; ¿quién no ha comentado nunca que tiene dificultades para atender a alumnos diagnosticados?; ¿quién no se ha quejado porque le es difícil obtener colaboración de las familias?; ¿quién no ha pensado nunca que a pesar de los desdobles y de los refuerzos de PT dichos alumnos llegan a 4º de ESO y no se sabe si pueden titular o no porque apenas han avanzado nada?, etc.
Como veis son cuestiones que de alguna manera a todos alguna vez se nos han pasado por la cabeza.

Ahora bien, ¿qué hemos hecho para resolver estos problemas?; ¿Ha funcionado algún plan de mejora de los debatidos concienzudamente en claustros y COCOPES?; ¿Nos hemos preguntado alguna vez qué quieren nuestros alumnos, sus familias y nosotros mismos como docentes?. Hagámoslo, cerremos los ojos y pensemos cómo nos gustaría que sea nuestro Centro, nuestras clases y nuestra relación con la comunidad educativa.

¿Ya?

¿Podéis comentar algún sueño?, ¿Recordáis a algún maestro especial que tuvisteis?, ¿qué hacía para ser especial?, y ¿alguno que fuese tremendamente malo?, seguro que únicamente se nos vienen a la cabeza o los muy buenos o los nefastos, el resto aparecen borrosos, o al menos a mi me ocurre eso.

Bien, llegados a este punto y tras dialogar un rato quisiera llamar la atención sobre la necesidad de llevar a cabo entre todos estrategias educativas que contribuyan a superar las desigualdades que existen en nuestro Centro y a fomentar la cohesión social, además de, ¿por qué no?, mejorar el rendimiento académico de nuestros alumnos.

Pero para indagar más en el qué queremos, además debemos preguntarnos ¿Cómo enseñamos?, y ¿Cómo creemos que aprenden nuestros alumnos?.

Seguramente entre las respuestas encontradas nos encontramos principalmente ante dos maneras de concebir la enseñanza y el aprendizaje, basadas en planteamientos epistemológicos ya superados o bien que no dan respuesta a las necesidades de la sociedad actual del siglo XXI.  

Así por un lado, seguramente que muchos compañeros se identifican con planteamientos del aprendizaje tradicional basado en que se aprende lo que explica el profesorado, Es decir que en el proceso de enseñanza el profesor es el único protagonista y fuente de conocimiento, modelo diseñado para un contexto concreto, el de las sociedades industriales del siglo XIX. Pero, nosotros hemos nacido en el siglo XX y nuestros alumnos en el XXI, ¿no?.

Por otro lado, muchos de nosotros seguramente seguimos asumiendo los planteamientos que estaban en boga al implantarse la LOGSE, es decir el del aprendizaje significativo, que consistió en poner el acento en el alumnado y su actividad mental, es decir a través de la asimilación, acumulación y memorización de datos de forma pasiva. Dentro de este modelo, la función del profesorado ya no es la de proveer conocimientos, sino la de asegurar que los estudiantes relacionen de forma significativa sus conocimientos previos con otros nuevos, entendiendo el aprendizaje como un proceso individual de construcción de significado que se da de forma diferente en cada alumno o alumna ya que cada uno de ellos parte de unos conocimientos previos y una predisposición diferente ante el aprendizaje. Algunos problemas que se derivan de este tipo de aprendizaje basado en teorías constructivistas han sido el no asegurar una igualdad de oportunidades para todos, ya que este diseño viene condicionado por el contexto en el que se desarrollan los alumnos, que puede ser mejor o peor.

Llegados a este punto comentar que sendos modelos están ampliamente superados por la comunidad científica. Entonces ¿por qué seguimos insistiendo en ello?, no quieren caldo y les damos dos tazas y por mucho que nos esforcemos el fracaso escolar sigue siendo del 30 %, las familias no se muestran muy cooperativas, los alumnos desmotivados van en aumento, los problemas de conflictividad están presenten en mayor o menor medida y ocupamos el último lugar en muchos ranking de los cuales solo nos cabe la resignación.

¿Por qué no aceptamos la ayuda que nos tiende la comunidad científica?, conozcámosla y empecemos a desarrollar nuevas estrategias, de la misma manera que si un médico nos ofrece un nuevo fármaco probado que es más eficaz no rehusamos a tratarnos con él.  

La comunidad científica desde los años 80 aproximadamente reconoce que no todo se puede explicar a través de la conducta observable, ni tampoco a partir de los procesos cognitivos que suceden dentro de la mente humana. Debemos tener en cuenta el contexto sociocultural en el que se desarrolla nuestra actividad, así como los valores y el tipo de comunicación que se produce en él, ya que con iguales curricula en unos Centros aprenden más que en otros.
Por tanto, la clave del aprendizaje parece residir en la comunicación, en la interacción y en la comunidad cultural donde se aprende y nos desarrollamos.
Aquellos centros que han tenido estos aspectos en cuenta, más de 200 en España y otros tantos fuera de nuestras fronteras, están teniendo éxito en cuanto a la mejora del nivel académico, la convivencia y la participación de familias y colectivos del entorno. Dejemos de basarnos en meras conjeturas, en suposiciones o en nuestra propia intuición y asumamos aquellas actuaciones que funcionan y que cuentan con el respaldo de la comunidad científica.

Recordad estas palabras clave: dialogo, cultura y comunidad como elementos esenciales de los que depende cualquier sociedad del aprendizaje.

La propuesta es ambiciosa sí, ya que no solamente estamos hablando de planes de mejora académica, sino de transformar nuestro Centro y su entorno, que éste sirva de modelo cultural de referencia de la localidad, donde los problemas de aprendizaje se resuelvan con la ayuda de un profesor, un alumno o cualquier ciudadano cercano. Es decir que debemos intentar en clave simbólica quitar las vallas del instituto, darle una mano de pintura y reconvertirlo en un espacio alejado de esa idea carcelaria o de “guardaniños” que tienen muchos de nuestros alumnos y de sus familias. Aquí se viene a disfrutar aprendiendo y a colaborar y cooperar entre sí, parece idealista, pero ya hay muchos que han dado el paso y nos pueden ayudar a creer en ello.

Así pues, más que tratar de que nuestros alumnos acumulen información, vamos a enseñarles a procesarla, más que  la experiencia subjetiva e individual, debemos de dar importancia al diálogo y a la interacción constante con una enorme multiplicidad de agentes y recursos, entre los que se encuentren tanto las familias como aquellas personas de la localidad que estén dispuestas a aportar su granito de arena (voluntariado).
En definitiva, fomentemos la curiosidad por aprender en colaboración con toda la comunidad educativa, abramos las puertas e incorporemos metodologías interactivas donde los alumnos cooperen entre sí y hagan suyo lo que se construye en comunidad, y contemos para ello con la herramienta del lenguaje.

Para tal fin, y concluyendo, quisiera presentar este modelo de aprendizaje dialógico a partir de los 7 principios que lo definen: Diálogo Igualitario, Inteligencia cultural, Transformación, Dimensión instrumental, Creación de sentido, Solidaridad, Igualdad de diferencias. ¿Qué quiere decir todo esto?.

1-      En primer lugar, asumamos que el diálogo sea siempre igualitario, teniendo en cuenta todas las intervenciones y aportaciones a partir de las argumentaciones dadas. Aquí nadie impone su criterio sobre nadie, la democracia se enseña ejerciéndola, tanto en las aulas, como en los claustros o reuniones con familias.
2-      El segundo principio es el de la inteligencia cultural. ¿Nunca nos hemos preguntado las limitaciones y barreras que suponen los diagnósticos en base al CI de un alumno?. ¿De verdad estos alumnos están limitados y no pueden aprender más?, que raro, yo tenía entendido que el aprendizaje se construye, no se nace sabiendo más o menos. Efectivamente hay que ir más allá de las limitaciones de la inteligencia académica cuantificable a partir de este tipo de pruebas e integrar un enfoque más plural que tenga en cuenta también la inteligencia práctica, así como la inteligencia comunicativa. Las habilidades comunicativas junto a la ayuda de otras personas son fundamentales a la hora de resolver problemas que inicialmente un alumno por sí solo no sabría hacer frente. Reconocer la inteligencia cultural implica tener en cuenta capacidades que pueden transferirse al contexto escolar y enriquecer los procesos de enseñanza y aprendizaje.
3-      En cuanto a la transformación de nuestro Centro, hay que partir de la reflexión planteada líneas atrás: Las medidas de atención a la diversidad que llevamos desarrollando incansablemente desde hace mucho tiempo, ya sean agrupamientos flexibles o adaptaciones curriculares individuales o grupales por niveles de aprendizaje no funcionan, además de generar focos de exclusión e incluso de marginación. La respuesta no está en sacar al alumno del aula o en ponerle un trabajo aparte, sino en integrarlo en Comunidades de Aprendizaje que le ayuden a mejorar su rendimiento. Por nuestra parte no tenemos nada que perder, la mejora apenas se nota con los procedimientos habituales, probemos alternativas contrastadas para no seguir reproduciendo las desigualdades sociales en nuestro centro educativo.
4-      Atendiendo a las teorías de los déficits, ante situaciones problemáticas de exclusión social, se ha tendido a priorizar en determinados aspectos como la higiene, el afecto, etc., relegando a un plano secundario el aprendizaje de los elementos del curriculum. Así es, en lugar de dar más a quienes más lo necesitaban, y ofrecer una educación inclusiva, se ha tendido a dar menos a los que más lo necesitan. Es por ello, por lo que debemos ocuparnos de la dimensión humanista y de la dimensión instrumental al mismo tiempo, y en este sentido los grupos interactivos se presentan como una alternativa en la que se pueden trabajar y reforzar al mismo tiempo todos estos aspectos.
5-      En lo referente a la grave desmotivación que muchos de nuestros estudiantes sienten al no encontrar el sentido por ir a clase, decir que tiene lógica en muchos de esos casos, ya que no se sienten escuchados ni pertenecientes a un proyecto que les tenga en cuenta. El sentido se crea cuando se tratan igualitariamente las aportaciones y las diferencias culturales o lingüísticas, cuando el alumnado siente que la escuela reconoce y refuerza su propia identidad y sus proyectos de futuro, además de cuando saben que están aprendiendo mucho y contenidos importantes.
6-      El valor de la solidaridad también ha de tenerse muy en cuenta a la hora de iniciar Comunidades de Aprendizaje, ya que el trabajo colectivo bajo un mismo objetivo implica la cooperación y el prestarse ayuda mutua, que no la mera competencia o la imposición de los intereses individuales de un miembro de la comunidad educativa. 
7-      Por último, es necesario que todas las personas independientemente de su origen, cultura, creencia, etc., estén incluidas, y sus voces sean tenidas en cuenta. No consiste en conseguir un tipo de igualdad homogeneizadora, ni tampoco una diversidad desigual, sino en tratar de ofrecer los mismos resultados desde la propia diferencia cultural. Si todos tienen los mismos objetivos, independientemente de sus diferencias culturales, la educación garantizará la igualdad de oportunidades y para ello las Comunidades de Aprendizaje a través del aprendizaje dialógico e igualitario deberán superar los elementos de exclusión basados en el estatus social del alumnado y sus familias.

Para concluir, agradecer la escucha (o lectura) activa y el debate constructivo aquí generado, espero que nos sirva como punto de partida a la hora de ambicionar una mejora sustancial para nuestro Centro y su entorno. Hay alternativas, contamos con experiencias que nos pueden ayudar, ahora solo hace falta que esos sueños de los que hablábamos a comienzos de esta reunión (virtual) que hemos mantenido se hagan realidad y trabajemos juntos por una educación de calidad e inclusiva. Elevemos nuestra propuesta a familias y alumnos, busquemos la colaboración de vecinos e instituciones municipales.

 Hay motivos para la esperanza. 



lunes, 1 de febrero de 2016

REFLEXIONES SOBRE EL LIBRO BLANCO DE LA PROFESIÓN DOCENTE

  
"Un libro blanco es un documento que de un modo riguroso trata un problema y plantea soluciones para ayudar a la toma de decisiones. Puede ser gubernamental o producido por alguna institución". En este sentido, más que un Libro Blanco José Antonio Marina nos hace una "propuesta inicial para ser debatida, completada, desechada o aceptada"

A sí pues, a partir del encargo recibido por el Ministerio de Educación, el filósofo se puso manos a la obra tratando de ofrecer un primer esbozo de lo que debería ser una futura reforma educativa basada en el consenso de los profesores. En él se tratan temas como el de la formación docente y su adecuación a los conocimientos científicos actuales para la transformación del sistema educativo, la evaluación y el cómo debería gestionarse dicho cambio.   
A continuación os dejo con el resumen de El Libro Blanco de la profesión docente y su entorno escolar:
http://www.mecd.gob.es/mecd/dms/mecd/destacados/libro-blanco/libro-blanco-resumen-ejecutivo.pdf
Para la reflexión, que mejor que escuchar a estos dos monstruos de la educación nacional, Alberto Andrés y José Luis Hurtado, con algunos de los cuales tuve la ocasión de compartir Departamento, aula, cursos, charlas y amistad duradera. Os dejo con estos maestros de maestros reflexionando sobre El Libro Blanco de Marina en su frenética aventura radiofónica llamada "Otra Educación" de H2O Poodcast (http://www.h2opodcast.net/)


El análisis que podéis escuchar sobre el libro ha sido dividido en los siguientes bloques:
1. La necesidad de cambiar la Escuela Actual (Qué falla en nuestro sistema y cómo solucionarlo)
2. Cómo hacer atractiva la Profesión Docente (Dignificar la figura del profesor y seleccionar a los nuevos profesores)
3. Nuevo Acceso a la Profesión Docente (DEP o MIR Educativo)
4. La Formación del Profesorado (¿Formación en Centros, Presencial en CEFIRES, o Cursos On-line?)
5. La Evaluación del Profesorado (¿Es necesaria? ¿Para qué sirve? ¿Qué ítems tener en cuenta para ello?)
6. Los Nuevos Perfiles Docentes (Educadores Sociales, Bibliotecarios y Documentalistas, Expertos en TIC…)
7. La Nueva Carrera Docente (Posibilidad de progreso, mejora de condiciones laborales del profesorado e incentivos)
8. La Gestión del Cambio Educativo (A nivel social y en cada centro)
9. Nuestras propias conclusiones sobre el texto (Las mejores intenciones, la indefinición en muchos temas, y la memoria económica siempre ausente).
Espero que lo disfrutéis