¡BIENVENIDOS A VUESTRO BLOG!

¡BIENVENIDOS A VUESTRO BLOG!
Aquí encontrarás toda una fuente de recursos que no están en el libro de texto... un blog creado con fines educativos para estudiantes de Ciencias Sociales, Historia de 4º de ESO.

jueves, 23 de febrero de 2012

¿Cuáles eran las condiciones de vida y de trabajo de la clase obrera en el siglo XIX?

ACTIVIDAD:
A partir de las diferentes fuentes de información que aquí puedes encontrar contesta redactando a las siguientes preguntas. No olvides argumentar y razonar tus respuestas:
Fuente: VVAA: Historia del Mundo Contemporáneo. Ed: Vicens Vives. Barcelona. 2008
- Comenta a qué edad se empezaba a trabajar y en qué se empleaba a los niños.

- ¿Qué dieta tenían los obreros para sobrevivir y cuál eran sus condiciones laborales?.

- ¿Por qué se utilizaban niños y mujeres en las fábricas y minas?

- ¿Mejoró o empeoró la situación de los trabajadores a principios del siglo XIX?

- Como conclusión: comenta brevemente el surgimiento de las primeras asociaciones obreras.
Documento 1
"Yo tenía 7 años cuando comencé a trabajar en la manufactura de Bradley; el trabajo era el hilado de la lana. Las horas de trabajo eran de las 5 de la mañana a las 8 de la tarde, con un intervalo de 30 minutos al mediodía. Teniamos que comer como podíamos, de pie, o de cualquier forma (...). Los niños eran retenidos en el trabajo a golpes de correas de cuero. Yo tenía en esa época, trabajando como yo, un hermano y una hermana. Ellos estaban amenudo enfermos; mi hermano Juan murió hace tres años. Tenía 16 años y 8 meses. Mi madre y los médicos estuvieron de acuerdo en que mi hermano había muerto por haber trabajado jornadas excesivas". Informe oficial. Gran Bretaña, 1834.
"La admisión de los niños en las fábricas desde la edad de 8 años es para los padres un medio de supervivencia, para los niños un inicio en el aprendizaje, para la familia un recurso necesario. El hábito del orden, de la disciplina y del trabajo debe ser adquirido cuanto antes mejor".
Ministro de Comercio. Francia, 1841.
Documento 2

Niños ingleses trabajando en una mina de carbón. Grabado del siglo XIX.

Documento 3


Niños trabajando en un taller de Gran Bretaña. Grabado de 1856.

Documento 4
"Dejad que uno de esos defensores de la obediencia del amo se plante en la avenida que conduce a una fábrica, un poco antes de las cinco de la mañana, y que observe el aspecto miserable de los niños y sus padres, arrancados del lecho a una hora temprana, dejad que examine la miserable ración de comida, formada basicamente por judías secas y un trozo de pan de cebada, un poco de sal y, sólo en ocasiones, un poco de leche con patatas y un trocito de tocino para comer (...).

Están encerrados en las fábricas hasta el anochecer y si se retrasan unos minutos al entrar, les descuentan una cuarta parte de su sueldo".

Relato de un hilador. Manchester, 1818.

Documento 5

Familia obrera comiendo sopa. Dibujo de Daumier, 1853.

Documento 6

"Los hiladores casi han desaparecido; las máquinas realizan el trabajo con la vigilancia de uno o dos niños o de una mujer que han remplazado en todos los lugares a los hombres. Las manufacturas sólo han conservado tejedores para las tareas más pesadas o complejas; para el resto han dividido las tareas y reemplazado el trabajo de los hombres por el de dos mujeres o cuatro niños".

Salario en las hiladuras: Hombres: 2,50 F; Mujeres: 1,75 F; Niños: 0,60 F.

BURET: De la miseria de las clases trabajadoras en Gran Bretaña y Francia. 1840.

Documento 7

Mujeres en un taller de zinc. Francia, 1860.

Documento 8

EL SALARIO EN FRANCIA Y ALEMANIA

Documento 9

"Soy un pobre tejedor de algodón, como tantos y tantos, nada tengo en casa para llevarme a la boca y sí la ropa desecha; no darías ni un real por lo que llevo puesto.

Tengo los zapatos destrozados, y no tengo ni una media; dirías que es muy cruel ir a parar a este mundo para morirte de hambre y arreglártelas como puedas (...).

Durante seis semanas trabajamos sin respiro, convencidos de que no pasaríamos el día.

Andábamos como hechizados y nos movíamos, pero ahora nos hemos plantado".

Jone O`Grinfilt: Balada popular de Lancashire, 1805.

3 comentarios:

  1. Están muy buenos los relatos,te ayudan a darte cuenta de como lo vivían ellos en realidad,si una opinión intermedia.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que son muy útiles, cosas como estas se necesitan en Internet.
    -BG

    ResponderEliminar