CON LA ESCUELA PÚBLICA

CON LA ESCUELA PÚBLICA

martes, 20 de marzo de 2012

EXPLORADORES DE ÁFRICA

En la segunda mitad del siglo XIX, exploradores europeos recorrieron el interior de África, hasta el momento descocida, allanando así el camino de la conquista y la colonización del continente.

Entre los exploradores más conocidos están Livingstone y Stanley, quienes protagonizaron una de las anécdotas más conocidas de este periodo:
"En 1871 circuló la noticia de que el explorador Livingtone se había perdido en el África central, y Stanley parte en su búsqueda. Después de un largop recorrido y cuando se hallaba en el lago Tanganica, su ayudante africano se acercó gritando ¡un inglés!. En ese encuentro, Stanley pronunció su famosa frase, muestra de la flema británica: "Doctor Livingstone, supongo".
Sin embargo no consiguió convencerle para que regresara y, tras aprovisionarlo, se separaron cada uno por su camino".


Estos nuevos paraisos descubiertos despiertan la imaginación de los europeos, creando la leyenda de Tarzán, personaje ficticio que ve la luz en 1912.
Tarzán es el hijo huérfano de una pareja de aristocrátas ingleses abandonados en África a finales del siglo XIX. Después de sus muertes, Tarzán es adoptado y educado por una manada de monos. "Tarzán" significa "piel blanca" en el lenguaje "primitivo" de los primates. Su nombre inglés es John Clayton III, Lord de Greystoke. La educación recibida le dio habilidades físicas considerablemente superiores a las de los mejores atletas "civilizados", pero también heredó un gran nivel de habilidad mental. Aprendió solo a leer, examinando libros de inglés dejados por sus padres, y discrepando con la versión de hablante inarticulado popularizada en las películas, aprendió a hablar varios idiomas de forma fluida. Solamente vuelve a contactar con seres humanos cuando ya es adulto. En este período, aprende a hablar francés e inglés y visita al mundo que llaman civilizado, pero luego lo rechaza para volver a la jungla.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada